Un nuevo enfoque sobre Homero y las obras que se le atribuyen
 
La Ilíada, y su hermana la Odisea, fueron, en su época temprana, entendidas como una sola obra: la historia sobre la Guerra de Troya, y la historia sobre Odiseo, uno de los héroes de la guerra; así, la historia de la Ilíada —el entorno histórico de Troya y su época— se disminuye un tanto sin la Odisea, y la Odisea, sin su precursora, la Ilíada, se pierde por completo.
 
Breve Introducción
 
La Ilíada se llama así no porque es un recuento del sitio a Ilion sino porque en ella se describen muchas batallas entre dánaos y troyanos sobre las marismas, (ilo = “lodo”) de Glibusa (“lodazal”) y Hutovo Blato (“pantanoso”).
 
Sinopsis
 
Las fuerzas de Agamenón llevan 9 años ya sobre tierra firme troyana, listos para abordar sus naves, darle la vuelta a la península que los mantiene alejados de la vista de los troyanos, y efectuar un asalto final sobre la desembocadura del río Escamandro. Es fácil ver el simbolismo de un embarazo de 9 meses y el alumbramiento subsecuente en el desembarco de hombres sobre la delta del Escamandro, territorio ocupado por los pigmeos, pero ahora por los ari (e) mos (una tribu troyana).
Los eventos subsecuentes duran 36 meses. Así, se ve que desde un principio hasta el final, la Ilíada abarca un período de 12 años, un bonito número por tener una obvia asociación con las 12 casas del zodiaco.
 
La narración
 
La Ilíada, a diferencia de la Odisea, trata sobre muchos asuntos del remoto pasado. Sin embargo, en lo que se trata del presente, la Guerra de Troya, las diversas deidades (que interfieren en los asuntos de nosotros los mortales) deben entenderse como alusiones a diversos planetas. Por lo tanto, la narración, desde un principio, es una detallada efemérides de configuraciones planetarias. Los hombres que participan en la narración, todos, poseen una identidad totémica de alguna criatura del reino animal (que no es el hombre mismo). Es por esta razón que dánaos y troyanos por igual carecen de voluntad propia, y, como todas las criaturas del reino animal (a excepción del ser humano), obedecen a las fuerzas invisibles de la naturaleza que se manifiestan en diversas épocas del año, año tras año.
manifiestan en diversas épocas del año, año tras año.
About these ads